Archivo de la categoría: Hipoacusia. Clases

XXIII Juegos Sordolímpicos 2017. Supresión de Barreras Comunicativas.

Estándar

 

 

“Al fin y al cabo, somos lo que  hacemos para cambiar lo que somos”
Eduardo Galeano

 

“El niño y la niña oyente tendrán como base de su evolución lo que oyen. La niña sorda y el niño sordo tendrán lo que sienten”.

 

 

Queridas amigas y amigos espero que hayáis disfrutado de las merecidas vacaciones  estivales. Gracias a mis seguidores y seguidoras, sois el motor y la inspiración que me motiva a seguir escribiendo. Un beso para todos y todas. Estas dos reflexiones nos van a ayudar a introducirnos en un tema de suma importancia.

 

 

Como sabréis en julio se celebraron los XXIII  Juegos Sordolímpicos. Quiero hacerme eco de este evento y comentarlo. Ya que como siempre estos juegos gozan de excasa repercusión mediática.

Los XXIII  Juegos Sordolímpicos se celebraron  en Samsun (Turquía), del 18 al 30 de julio. La selección Española de Deportes para Sordos (FEDS), regresó con una medalla de bronce y siete diplomas olímpicos.

La FEDS estuvo representada en esta edición por 30 personas en 5 disciplinas deportivas (atletismo, natación, ciclismo, mountain bike y bowling).

 

 

Jaime Martínez Morga obtuvo la medalla de BRONCE en la prueba de atletismo de 800 m.l. con una marca de 1´54´´58. El murciano partía como uno de los favoritos para optar a alguna medalla y lo ha confirmado en la pista del Ilkadim Stadium con un alto nivel, enfrentándose a 3 series clasificatorias (eliminatorias, semifinales y final) durante 3 días consecutivos. El campeón fue el bielorruso Charniak (1´53´´81) y la medalla de plata fue para el coreano Lee a tan solo 4 centésimas de segundo por debajo del tiempo de Jaime (1´54´´54).

 

Los 7 diplomas olímpicos fueron conseguidos por los siguientes deportistas:

– Belmira Sánchez (natación) con su 4º puesto en 200m mariposa y 6º puesto en 100m mariposa.
– Maite Ríos (atletismo) que obtuvo el 5º puesto en 10.000 m.l. y el 8º puesto en 1.500 m.l.
– Rafael Martínez Almeida (atletismo) que finalizo con un doble 7º puesto en 10.000 m.l. y en la prueba más dura de los juegos, marathon.
– Jaime Martínez (atletismo) que terminó en 6º puesto en 1.500 m.l. con mejor marca personal.
En la modalidad deportiva de natación se han conseguido 5 records de España obtenidos por los siguientes nadadores:
– Álvaro de Frutos (Segovia): 50m braza, 100m braza y 200m braza.
– Belmira Sánchez (Las Palmas): 100m mariposa y 200m mariposa.

El tarraconense Jordi Salvado tuvo la mala fortuna de tener un accidente a falta de 2km cuando iba en grupo para disputar un diploma dentro de la modalidad de ruta en ciclismo (100 Km.). Finalmente pudo alcanzar el puesto 29.
En una de las pruebas más espectaculares del evento deportivo, mountain bike, participaron dos españoles, Alexander Domínguez y Jordi Salvado, que acabaron en los puestos 14º y 19º.

 

 

Mi mayor deseo sería, que estos deportistas fueran  más visibles en los medios de comunicación y en las cadenas de televisión. Siendo en igualdad de  franjas horarias a los demás deportistas. Esta Sociedad  que presume tanto de ser inclusiva, no sólo debe predicarlo sino practicarlo a todos los niveles.

 

 

 Preciso es, aprovechar esta oportunidad, para  reflexionar sobre esta discapacidad que es invisible en nuestra sociedad. Como Logopeda, intentaré poner mi granito de arena, para que la sociedad tome conciencia de este problema.

 

 

¿Qué es la Hipoacusia y la Sordera?

 

Denominamos hipoacusia a toda aquella pérdida auditiva comprendida entre 40 y 80 db, para las frecuencias de voz.

Puede ser unilateral afectando a un solo oído o bilateral si afecta a los dos.

La audición puede medirse con pruebas auditivas sencillas que permiten valorar el grado de sordera. La intensidad de la hipoacusia se mide en decibelios (dB) y representa el nivel más bajo al que se oyen las distintas frecuencias de son

Niveles de Hipoacusia

 

  • Audición normal: Se pueden oír sonidos suaves por encima de 20 dB.
  • Hipoacusia leve: Entre 20 y 40 dB en el mejor oído. Cuesta entender en entornos ruidosos.
  • Hipoacusia moderada: Entre 40 y 70 dB en el mejor oído. Cuesta entender sin prótesis auditiva.
  • Hipoacusia severa: Entre 70 y 90 dB en el mejor oído. Hay necesidad de prótesis auditivas o de un implante coclear.
  • Hipoacusia profunda: Por encima de los 90 dB. No se perciben sonidos. Si la pérdida es mayor de 90 dB, lo denominamos sordera.

 

El término sordera se refiere a la pérdida o anormalidad de una función anatómica y/o fisiológica del sistema auditivo, y tiene su consecuencia inmediata en una discapacidad para oír, lo que implica un déficit en el acceso al lenguaje oral.

Las sorderas además de por el grado de intensidad en decibelios generalmente se clasifican según la localización de lesión.

 

Dependiendo del momento de aparición, del tipo y del grado de las mismas las perdidas auditivas pueden se pueden clasificar en :

  • Hipoacusia conductiva o de transmisión: Causada por enfermedades u obstrucciones en el oído externo o medio, frenando el paso de las ondas sonoras al oído interno. Es el efecto de taparse el oído y normalmente se afectan todas las frecuencias de sonido de manera uniforme. Suele responder bien con tratamiento médico o quirúrgico o con audífonos, según sea la causa que lo origina.
  • Hipoacusia neurosensorial o de percepción: Son los casos en que  el oído interno o el nervio auditivo se encuentran dañados. Es irreversible y a menudo se afectan unas frecuencias de sonido más que otras, escuchándose de forma muy distorsionada. Dependiendo de la intensidad de la hipoacusia será necesario un audífono o un implante coclear para recuperar audición.
  • Hipoacusia mixta: Son los casos en los que existen aspectos de pérdidas conductivas y sensoriales por problemas tanto en el oído externo o medio como en el interno.
  • Hipoacusia central: Hace referencia exclusivamente a lesiones en los centros auditivos del cerebro.

 

 

Según el momento de adquisición:

  • sordera prelocutiva: la pérdida auditiva está presente antes de que se haya desarrollado el lenguaje.
  • sordera postlocutiva: la pérdida auditiva aparece cuando ya existe lenguaje.

 

 

Según el grado de pérdida auditiva:

  • pérdidas leves: el umbral de audición está situado entre (20 y 40 dB)
  • pérdidas medias: la pérdida auditiva se encuentra entre (41 y 70 dB)
  • pérdidas severas: la pérdida auditiva se sitúa entre los (71 y 90 dB)
  • pérdidas profundas: en este caso la pérdida auditiva supera los 90 dB y se sitúa entre (91-100 dB)

(Clasificación del Bureau Internacional de Audiofonología -BIAP-)

 

 

Clasificación de forma muy generalizada de las  Hipoacusias Infantiles:

a) Hipoacusias congénitas y neonatales. Es necesario considerar tres categorías:

  1. El factor hereditario
  2. El riesgo por embriopatía o fetopatía. El oído se aboceta hacia la segunda semana y termina hacia el sexto mes. Es pues, sensible a las agresiones durante los seis primeros meses.
  3. El riesgo neonatal.

 

b)   Hipoacusias adquiridas

Algunas veces son consideradas como congénitas pues aparecen a una edad tan temprana que el niño aún no ha adquirido el lenguaje; por lo que las alteraciones que causan en éste son las mismas que las producidas por la hipoacusias congénitas. Suelen ser de origen infeccioso por meningitis, meningoencefalitis, laberintitis etc…

 

Más que por la pérdida auditiva cuantitativa, el habla y el lenguaje, están influídos por la pérdida cualitativa para las diversa categorías de sonidos, de los graves a los agudos, representados por el perfil de la curva audiométrica tonal. Vamos a tener en cuenta si la pérdida es de tipo congénito o adquirida.

1) De tipo Congénito

a) Curvas horizontales

Estas curvas son poco frecuentes en los niños. Significa, para que lo entendáis, que más o menos tiene la misma pérdida auditiva para todas las frecuencias.

b) Curvas con caídas en los agudos

Son más frecuentes en los niños. Los errores y lagunas articulatorias están en función de la pérdida auditiva en las diferentes partes del espectro sonoro. No es posible establecer una relación estricta entre pérdida auditiva y la articulación. Sin embargo, es posible establecer una correlación relativamente precisa entre pérdidas auditivas por zonas de frecuencias y trastornos articulatorios.

c) Curvas en forma de U

En este caso, los tonos graves y los muy agudos, son oídos casi con normalidad. Sin embargo las frecuencias conversacionales (500-3000Hz) son deficitarias.

De una conversación normal, la/el niñ@  sólo oye los sonidos muy graves o muy agudos. Debido a ésto son considerandos frecuentemente como oyentes, pero como no perciben las frecuencias que permiten la discriminación de los fonemas, no comprenden el lenguaje articulado.

El uso de un audífono adaptado a su curva, ayudará mucho en estos casos.

 

2) Adquiridas

La aparición brusca de una hipoacusia severa, podría tener repercusiones sobre el desarrollo afectivo, comunicativo y cognitivo del niño. Las alteraciones del lenguaje también dependerá de la edad del niñ@ en el momento de aparición de la hipoacusia y del grado de ésta.

Si es antes de los tres años:

La adquisición lingüística que tenga el/la niñ@ será escasa y frágil, y además desaparecerá rápidamente. Al niñ@ se le considera como hipoacúsico de tipo congénito.

En las hipoacusias evolutivas de origen genético, el lenguaje está constituído por lo esencial antes de que el déficit auditivo perturbe la percepción. El/la niñ@ se adapta gradualmente a su déficit progresivamente y conserva de esta manera un lenguaje intacto. Sin embargo, cuando la hipoacusia evoluciona por brotes, hasta llegar a la sordera profunda, el/la niñ@ tiene una adaptación nueva en cada crisis, lo que provoca choques emocionales difíciles.

 

 

Como veís, este tema es  bastante denso, debido a los términos que se utilizan. Para hacer una pausa os dejo con un concierto de Manuel Carrasco y  Raquel Sempere, utilizando LSE (Lengua de signos). Verdadera e Intensa comunicación emocional de Raquel. ¡¡¡Ole, Ole y Ole!!! Necesitamos muchos artistas, con esta implicación social. Un besazo Manuel ¡ bueno! uno, dos o tres…y Enhorabuena por tu bebé. 

 

 

 

El niño sordo ha perdido un tiempo precioso mucho antes de su nacimiento. El feto oye dentro del vientre de su madre. No entiende, pero sí recibe estimulación auditiva que le ayudará en el futuro a comunicarse. Mientras tanto, un sordo se empieza a desarrollar en un mundo de silencio, lo que le dificultará la adquisición los conceptos que son la base del lenguaje.

 

 

Dependiendo del momento de aparición de la pérdida auditiva, del tipo y el grado de la misma, las consecuencias que tiene la sordera sobre el desarrollo comunicativo y lingüístico de la persona variarán y condicionarán la orientación y el tratamiento audioprotésico y rehabilitador. Será necesario aplicarlo en cada caso, con el objetivo de potenciar y ayudar a desarrollar con mayor facilidad y de manera más natural todas sus capacidades, competencias y habilidades cognitivas, comunicativas  lingüísticas y sociales.

 

Me remito a la Entrada anterior Estimulación Multisensorial”. “El primer año de un niño, es un año para toda la vida”, como complemento de esta entrada.

 

Como dice María de los Angeles Figueredo, inmunóloga del Hospital Clínico de Madrid, y presidenta de la Federación Española de Asociaciones de Padres y Amigos de Sordos/as  (Fiapas):

Para empezar el trabajo de estimulación lo antes posible es fundamental el diagnóstico precoz. Inicialmente la prueba para detectar la sordera se empezó haciendo en grupos de riesgo: prematuros, bebés con la bilirrubina alta, nacimientos perinatales o meningitis, “pero hace un par de años se llegó a un consenso europeo que recomendaba realizar las pruebas en todos los nacidos”, comenta Figueredo, que afirma que durante los primeros años de vida el niño es una esponja. Si no recibe estimulación auditiva se está perdiendo un tiempo valioso. Para conseguir el cuidado completo, Figueredo pide centros de referencia que reúnan a otorrinos, logopedas, audioprotesistas y psicopedagogos, que diagnostiquen, implanten y realicen un seguimiento detallado de cada niño.

 

 Hay que insistir mucho en el período de cero a tres años. Éste es el período crítico de desarrollo. Las edades tempranas son el momento de mayor plasticidad cerebral, porque es cuando se sientan las bases del desarrollo comunicativo y la adquisición de lenguaje, así como de la maduración de la percepción auditiva y de las capacidades cognitivas.

 

Ejercitar  los órganos de los sentidos mediante un desarrollo multisensorial, es indispensable. Recordamos que un bebé nace con miles de millones de neuronas, y que éstas necesitan conectarse entre sí . Cuanto mayor estimulación haya en el ambiente mayor será la cantidad de conexiones positivas que se formarán en el cerebro.

 

Como sabemos, el niñ@ es capaz de oír en fases previas al nacimiento. Intra útero aumenta la frecuencia del pataleo en respuesta a sonidos intensos. Los potenciales evocados auditivos (captación de potenciales en las zonas de llegada de información auditiva del cerebro) se han detectado ya en período neonatal. Los sonidos emitidos por la madre ofrecen una especial receptividad al niño y la voz materna es capaz de tranquilizarlo  de forma distinta a otros sonidos.

 

Durante el primer año el/la niñ@ avanza rápidamente en la capacidad de hacer finas discriminaciones auditivas. Niñ@s de 20 semanas pueden discriminar fonemas parecidos como son: /p/ /t/ /b/ /g/. Pruebas rigurosas que se han practicado mediante juegos y condicionamiento, han demostrado que un niñ@ de un año, es capaz de distinguir características distintas de una voz y entonación de la persona que les habla, e incluso algo de la estructura  del lenguaje (si es muy repetitivo).

 

Los niños muestran desde muy pequeños un interés extraordinario en el lenguaje. La cantidad de vocalizaciones que emite el/la niñ@, está en relación con lo que el/la niñ@ oye  y el tipo de interacción con los papás y las mamás en el primer año de vida.

 

La búsqueda de la dirección en la que llega la voz de la madre y la reacción de búsqueda de sonidos suaves a los 5 o 6 meses de edad es, generalmente el mejor indicio de la  audición del niño. Una localización eficiente de la fuente del sonido puede desarrollarse antes de un lado que en el otro. La localización exacta de la fuente del sonido puede ser, sin embargo, un proceso largo.

 

Se inicia al principio en el plano horizontal que pasa a través de ambas orejas; la localización de fuentes de sonidos situadas en plano superior a la de la cabeza puede tener dificultades hasta edades cercanas a los 5 años.

 

Las primeras palabras emitidas por el/la niñ@ suelen ser alrededor de los 12 meses pero hay gran variabilidad personal. Hay niñ@s que lo hacen con 8 meses y otr@s sobre los 18 meses. Con las primeras palabras se simultanean emisiones de voz y fonemas en secuencias que presentan complejas inflexiones y entonaciones. Iguales características se observan en secuencias de palabras, propiamente dichas, que se repiten como una letanía. Es de resaltar que estas secuencias se alteran en la niña y el niño sord@, en los que se distorsiona más el ritmo que la modulación. También puede notarse alteraciones en el timbre, en nasalidad adecuada, en el tono (generalmente demasiado agudo), en la intensidad (demasiado fuerte) etc…

 

Consiguientemente, si tenemos un déficit en un órgano tan importante como el oído, esta estimulación se ve mermada y tiene que ser compensada rápidamente.

 

 

El/la pequeñ@  deben ser diagnosticados  de una forma detallada. Una vez que se conoce el alcance de la sordera, tiene que ponerse en manos del logopeda y colegios especializados para comenzar lo antes posible su educación.

 

Rehabilitación de la Hipoacusia

Englobaremos los ejercicios en los siguientes apartados:

1. Estimulación Multisensorial

Estos ejercicios sirven para reforzar la maduración en sus distintos niveles. Desde el nacimiento

2. Estimulación auditiva

Es necesario desarrollar la conciencia del sonido en la niña y el niño. Tenemos que proporcionale sonidos fuertes, es decir con un volumen por encima de su pérdida auditiva. Los sonidos se los presentaremos en forma de juegos.

3. Discriminación auditiva

Es la habilidad para distinguir correctamente los sonidos. Esta habilidad, por supuesto, está limitada por la sensibilidad del oído (pérdida auditiva).

Las discriminaciones auditivas que nos requiere la vida diaria son de tres tipos:

  • Discriminación gruesa. Consiste en identificar ruidos importantes y marcadamente diferentes.
  • Discriminación fina simple del lenguaje articulado. Consiste en el reconocimiento bajo condiciones favorables, de sonidos o elementos fonéticos que se combinan para formar el lenguaje humano.
  • Discriminación fina difícil del lenguaje articulado. Consiste en el reconocimiento de elementos fonéticos bajo condiciones auditivas adversas (ruido de fondo) cuando es necesaria precisión para escuchar cada elemento fonético. 

 

 

El bebé aprende esta habilidad de discriminar sonidos por etapas. Comienza el aprendizaje aislando algunos sonidos que son importantes en su vida. Por ejemplo: el ruido que su mamá o papá hace al prepararle el biberón, el sonido del arrullo, etc… Hacia los tres años tiene adquirida tal capacidad discriminativa, que ya podrá solventar todas las necesidades auditivas que presenta la vida.

 

Como es lógico, la capacidad discriminativa está íntimamente relacionada con el nivel de audición del niñ@. Cuanto mayor sea la pérdida auditiva menor será la capacidad de discriminación de los sonidos.

 

Si la pérdida es severa y se presenta en la primera Infancia, el/la  niñ@ se comporta como un sordo congénito. Ignora el sonido.

A veces hay una buena audición para los graves e hipoacusia para los agudos. Tienen  conciencia de los ruidos, pero no discriminan los fonemas que se  encuentran en la zona de los agudos, por lo tanto, no comprenden el lenguaje, tienen  muchas lagunas y a veces es tratado como si tuviera un desfase educativo, pues se le considera oyente por reaccionar ante los tonos graves. Este es un grave problema a nivel Educativo al que mostraremos especial relevancia. Puede pasar inadvertido.

Si la pérdida es parcial pero relativamente uniforme, oye casi normal cuando los sonidos son fuertes. Como su audición se estimula menos que la del niñ@ oyente, la adquisición de la discriminación auditiva es más lenta. El/la niñ@ utiliza como ayuda otros sentidos para suplir su pérdida auditiva. Es necesario estimular su audición constantemente para evitarlo.

 

 

Educación precoz del niño Sordo.

Según P. Alonso y G.  Paniagua,hay que distinguir las siguientes etapas:

a) Período Sensoriomotor

Si se detecta la sordera en los primeros meses, las madres y padres tienen que empezar a intervenir en la educación del niñ@, desde esos  primeros momentos. Durante los primeros dos años de vida, es el momento idóneo para ir creando en el /la niñ@ un estilo de comunicación con su entorno, así como un interés por los objetos y las personas que le rodean, permitiéndo establecer unas bases seguras que faciliten su desarrollo posterior.

Este período tiene cinco etapas, en las que la estimulación y el aprendizaje irán evolucionando progresivamente:

  • De 0 a 4 meses
  • De 4 a 8 meses
  • De 8 a 12 meses
  • De 12 a 18 meses
  • De 18 a 24 meses.

 

b) Período Simbólico 

Comienza a partir de los dos años. En este período es cuando empieza a asociar el significado con el significante. Sabe que cada gesto o palabra que realiza o dice para expresar un deseo o designar algún objeto (significante), quiere decir eso (significado).

Después de haber estimulado al niñ@ durante los dos primeros años, éstos ya están en condiciones de ir adquiriendo el de signos. Gracias a las percepciones visuales, irá adquiriendo lectura labial y gestual.

Las percepciones táctiles le ayudarán a controlar el soplo, y la columna de aire que se espira en los distintos fonemas. También le servirán para controlar las vibraciones laríngeas o nasales.

Las sensaciones cinestésicas le ayudarán en cuanto a que le harán sentir en su propio cuerpo, los movimientos mandibulares, linguales, etc…así como la posición de los órganos de la articulación y las vibraciones laríngeas y nasales.

 

Hay que tener presente siempre que:

 El niño y la niña oyente tendrán como base de su evolución lo que oyen. La niña y el niño sord@  tendrán lo que sienten.

 

Al niñ@ sord@ se le enseñará el lenguaje de forma global. Así mismo se trabajará el ritmo, la melodía, la intensidad, el problema de la excesiva nasalidad, etc…

 

 

 

 

En este vídeo se aprecia la enfatización en la expresividad de su rostro  y  la rapidez de comunicación  con LSE.

 

 

 

 

 

Como sabemos el aprendizaje más importante que los niños adquieren es el de su lengua.

 

A partir de él se producen las primeras interacciones sociales en su entorno, sentándose las bases de futuros aprendizajes, etapa Prelingüística.

 

Analizaremos que estos/as niñ@s, a pesar de estar privados del normal input que significa el habla de los adultos, son capaces de desarrollar estructuras de pensamiento que podríamos denominar lingüísticos. Es muy interesante a este respecto el libro de Haus G. Furth “Pensamiento sin Lenguaje”.

 

En relación con las relaciones pensamiento /lenguaje podemos mencionar las ideas de Vygostky  que opina que el/la niñ@, una vez dominadas las estructuras del habla, a través del contacto social se introyectan y, con un mayor desarrollo, se convierten en las estructuras básicas del pensamiento humano. Para este autor el lenguaje interno se encuentra entre la palabra y el pensamiento “puro”. Este es el aspecto del ejercicio del pensamiento que cae bajo la influencia del lenguaje, o lo que es lo mismo, es el aspecto del ejercicio del lenguaje que sirve al pensamiento.

 

 

¿Qué se entiende en realidad por Lenguaje, Lengua y Lengua de Signos?

 

Podemos entender el Lenguaje como la facultad que solo poseen los humanos y que les permite aprender lenguas. La Lengua es un conjunto de símbolos o sistema abstracto cuya principal función es la comunicación. El habla es la concretización de la lengua y a diferencia de ésta no es social, sino individual. Lengua de signos: Son las lenguas o sistemas lingüísticos de carácter visual, espacial, gestual y manual en cuya conformación intervienen factores históricos, culturales, lingüísticos y sociales, utilizadas tradicionalmente como lenguas por las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas signantes en España.

 

Se llama lengua materna de una persona, a la o las lengua(s) que esta persona ha adquirido en su infancia, en el curso del proceso de perfeccionamiento y adquisición del lenguaje que todo niño o niña realiza espontáneamente y en forma natural, durante sus usuales interacciones sociales en el entorno familiar y en la comunidad.

 

Por lo tanto tendremos que brindar a todos los/las niñ@s  sord@s las herramientas necesarias para que la comunicación sea posible desde el nacimiento.

 

Utilizando la/las lengua(s)  que sean más rápidas para establecer el proceso comunicativo. Este factor para mí, es el más importante desde el punto de vista educativo. En la praxis  se observa que los/las  niñ@s sord@s cuyos padres y madres también lo son, y que por lo tanto tienen un nivel de comunicación igual que el de los/las  niñ@s oyentes, el proceso educativo no se retrasa. Aunque cuando ingresan en los colegios, este proceso se deteriora debido a la falta de intérpretes  en las aulas y de comunicación con sus compañeros. Sin duda la información que les llega es más escasa y fragmentada. Ésta, es suplida en las clases de Asociaciones y Centros Especializados, al que sólo pueden acceder personas con nivel económico más alto.

 

Lo que es indudable, lo reitero y lo podrán confirmar las personas que tratan con sordas y sordos, es  que aún en ausencia de audición, es posible desarrollar habilidades que podríamos denominar “lingüísticas”. Cuando las madres y padres de niñ@s sordos son oyentes, este proceso es más complicado. La estimulación sensorial y la comunicación se retrasa, debido a las  dificultades que encuentran dichos padres y madres, en aprender  la  Lengua de Signos (LSE), que facilita este proceso. Este problema debía solucionarse con ayuda de profesionales desde el primer momento de detectar  el déficit auditivo.

 

No podemos olvidar tampoco las grandes dudas que les surgen a los padres/madres oyentes, a la hora de decidir la lengua de comunicación con su hij@ sordo/a.

 

 

 

Aquí apreciamos las potencialidades del bebé. Los recursos que poseen.

 

 

El desarrollo cognitivo, socio-afectivo y comunicativo-lingüístico, están íntimamente interrelacionados, así como la influencia que puede tener, la temprana incorporación  de la lengua de signos. Por lo tanto vamos  a reflexionar con  artículos publicados al respecto:

 

 

 

 

“Aprendizaje del lenguaje en niños sordos: fundamentos para la adquisición temprana de lenguaje de señas”

Castro, P. (2003, 05 de noviembre). Aprendizaje del lenguaje en niños sordos: fundamentos para la adquisición temprana de lenguaje de señas. Revista PsicologiaCientifica.com, 5(10). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/lenguaje-de-senas-aprendizaje

 

RESUMEN.

El presente artículo presenta hallazgos recientes que aportan evidencia a favor de la incorporación temprana de los niños sordos al aprendizaje de lenguaje de señas. Para esto se proporcionan antecedentes desde la descripción del proceso de adquisición lingüística en niños sordos hijos de madres sordas y otros relativos a las ventajas, en términos académicos y cognitivos, de niños sordos que aprenden tempranamente lenguaje de señas.



La mayoría de los niños sordos son hijos de padres oyentes (el 90% aproximadamente), por ello se afirma que están relativamente privados de input lingüístico y de desarrollo de lenguaje y que viven en un ambiente comunicativo menos eficiente, en comparación con los niños oyentes y sordos hijos de padres sordos (véase, por ejemplo, Myers, 2000). Lo que sin duda tiene consecuencias en su desarrollo cognitivo y social.

 

Ante esta deprivación lingüística, la incorporación temprana del lenguaje de señas (LS) en niños sordos surge como una posibilidad de disponibilidad lingüística y comunicativa, no obstante en la actualidad se estima que, fuera de Estados Unidos, ( sólo aproximadamente el 10 % de los niños sordos son introducidos inicialmente al lenguaje de señas y que sólo la mitad de los niños sordos que usan LS, lo usan también con su familia, y sólo unos pocos mantienen conversaciones cotidianas con sus padres oyentes. Todo esto a pesar de existir ya suficientes evidencias del status del LS como lenguaje natural o verdadero, por tanto, como un sistema lingüístico altamente estructurado con toda la complejidad gramatical del lenguaje oral (Hickok, Bellugi, & Klima, 2001).

 

 

Entonces, ante la necesidad todavía presente de discutir la conveniencia del aprendizaje temprano de LS por parte de los niños sordos, revisamos aquí investigaciones recientes que permiten apoyar la incorporación temprana de LS en niños sordos hijos de oyentes. Para ello se describe en primer lugar estudios que muestran principalmente las similitudes entre el proceso de adquisición del lenguaje de señas en niños sordos, y el de lenguaje oral en niños oyentes. Luego, se destaca la importancia una comunicación temprana efectiva entre padres oyentes e hijos sordos, para el desarrollo lingüístico, psicológico y social de estos niños. Finalmente, se describen estudios que muestran los beneficios del aprendizaje del LS para el desarrollo de competencias efectivas de comunicación en los niños sordos, incluida el habla oral, y para el desarrollo de estos niños en el ámbito académico y cognitivo- social.

Similitudes y diferencias en el desarrollo lingüístico ante Input Oral o signado.

 

 

 

Revisaremos aquí las similitudes entre la adquisición del LS y el desarrollo de los lenguajes orales. Las que indican que el LS es útil como modo efectivo de comunicación para los infantes sordos, siendo el proceso de adquisición del lenguaje como el de cualquier lenguaje aprendido de forma natural como primera lengua (Marschark & Lukomski, 2001).

 

Los hablantes nativos de LS producen sus primeras señas a los 12 meses (ej. leche) (Drasgow, 1998) y los resultados de sus producciones lingüísticas en la respuesta social de otros, son exactamente los mismos que los producidos por las primeras palabras de los oyentes.

 

Niños sordos y oyentes producen similares vocalizaciones prelingüísticas, sin embargo, su aparición es más tardía en los infantes sordos. Esta producción, que es una repetición de componentes de señas, es similar en todos los niños sordos hijos de padres sordos. Se plantea que el balbuceo manual es pasado por alto por padres oyentes e investigadores (Marschark, 2001).

 

Posteriormente, los gestos son un componente importante de la comunicación en los primeros años de vida y hasta la adultez. Existiendo similitud en los gestos y usados por los niños sordos y oyentes, siendo luego reemplazados por el lenguaje adquirido (señas u oral). Sin embargo, estos gestos tempranos en niños oyentes son menos usados para comunicarse realmente, como lo hacen los niños sordos (Gregory & Hindley, citados en Marschark, 2001).

 

La importancia del estudio de los gestos está dada por constituir los precursores de las señas. Los gestos acompañan las señas de la misma manera que acompañan el habla. De ahí que importe investigar la relación entre gestos tempranos, palabras o señas tempranas y el conocimiento que alcanzan los niños de las cosas a las cuales refieren. En los oyentes se los puede distinguir de las palabras, sin embargo, en los sordos es más difícil distinguirlos, pero son importantes para estudiar su desarrollo lingüístico y cognitivo.

 

Así, el rol de la gesticulación es sin duda más importante en los niños sordos no sólo para la comunicación con el entorno, sino con ellos mismos. Al respecto, se ha estudiado la relación entre la gesticulación en niños sordos como manifestación de lenguaje egocéntrico, viéndose así estas manifestaciones como un importante elemento de su desarrollo cognitivo (Kelman, 2001). Siendo esto, desde una perspectiva vigotskiana, un indicador de internalización del medio social, conducente a constituir el lenguaje interno y el pensamiento del niño.

 

En síntesis, las particularidades del uso de los gestos en los niños sordos, ameritan mayor investigación, ya que estos movimientos manuales hechos por niños sordos, son la transición entre el balbuceo y el uso de signos.

 

Durante la edad preescolar, los niños expuestos naturalmente a LS incrementan rápidamente la frecuencia con la que usan signos convencionales para comunicarse acerca de objetos y acciones. Los signos a esta edad se acumulan y modifican lo que mejora la comunicación con otros. A los 3 años modifican signos, como por ejemplo, inflexiones, a los 5 años de edad ya su producción cumple con la reglas del American Sign Language (ASL), sin embargo, a los 3 ó 4 años no saben que los signos pueden ser modificados para alterar su significado. El proceso de modificaciones es similar a los que realizan los niños oyentes con las palabras.

 

El orden en que adquieren los nuevos aspectos del lenguaje niños sordos hijos de padres oyentes, niños oyentes de padres oyentes y niños sordos hijos de padres sordos, es el mismo, eso sí con retraso en los primeros. Los niños sordos entre los 3 y 4 años sobre-generalizan algunos signos (ej. verbos irregulares) de la misma manera que lo hacen los oyentes con las primeras palabras (uso de reglas generales), por ejemplo, agregando dirección a verbos no direccionales (ej. TOCAR o BEBER).

 

Durante la segunda mitad de sus 4 años usan las primeras inflexiones para comunicar lugar y dirección (indicaciones como grande, bueno o malo) Además, comienzan a agregar expresión facial para modificar signos convencionales, y así lograr significado subjetivo. Así a los 4 años, pueden describir cómo y por qué las cosas ocurren, expresar sus objetivos, intenciones y gustos, entonces están preparados para aprender las reglas gramaticales y del discurso del LS.

Adquisición del lenguaje e importancia de la comunicación temprana entre padres e hijos sordos

 

 

 

La adquisición del lenguaje, es sin duda un fenómeno que nos parece natural y casi automático. De hecho, usualmente los términos desarrollo del lenguaje o aprendizaje del lenguaje son usados indistintamente al considerar niños oyentes, sin embargo, en el caso de los niños sordos, esto no es posible, se hace necesaria realizar una distinción. Desarrollo de lenguaje, supone el seguimiento de un patrón de forma natural o más o menos automática. Aprendizaje del lenguaje, en cambio, da cuenta de un esfuerzo requerido, con la ocurrencia de actividades intencionales que involucran al niño como aprendiz y a un adulto como profesor, siendo así el término que resulta más apropiado para describir el proceso de adquisición lingüística en los niños sordos (Marschark, en prensa).

 

La disponibilidad y accesibilidad de la comunicación padres-hijos es quizás la variable individual más importante en el desarrollo de los niños sordos. Un temprano establecimiento de lenguaje, fundamenta la adquisición de la lecto escritura y de herramientas cognitivas y sociales durante la escuela, y puede ser el mejor predictor individual del éxito académico (Drasgow, 1998). Sin embargo, los niños sordos hijos de padres oyentes están en desventaja frente a esto.

 

Entonces, es importante prestar atención a las interacciones tempranas de los hijos sordos con sus padres oyentes. En particular a las estrategias de aprendizaje y a las capacidades de los padres y las implicancias de estas para el aprendizaje de los niños y su futura interacción social. Es sabido, que cuando los padres oyentes conocen la condición de sordera de sus hijos, comienzan a percibir la aparente “inutilidad” de la emisión de sonidos en la comunicación con ellos. Lo que redunda en que los padres pierden espontaneidad en la comunicación con sus hijos. No obstante, existe la posibilidad de que la comunicación madre-hijo sordo, se soporte sobre el desarrollo de otras modalidades de reconocimiento afectivo (Marschark, 2001).

 

Al respecto, se ha descrito cómo las madres sordas y oyentes de niños sordos utilizan una gran variedad de modalidades de interacción con sus hijos, existiendo una relación entre la expresión facial y emociones básicas, lograda eficientemente por los niños sordos y oyentes a partir de los 12 meses. Las madres sordas de preescolares sordos, que se comunican en LS son sensibles a la necesidad de claridad en la comunicación hacia sus hijos, recurriendo a un uso de lenguaje no gramatical. Así, también es posible que los padres oyentes, al conocer de la pérdida auditiva de sus hijos, desarrollen intuitivamente estrategias no auditivas, tales como el contacto táctil, al igual que las madres sordas de niños sordos. Estas interacciones probablemente permiten el crecimiento de la relación entre padres e hijos y promueven el desarrollo de un lenguaje efectivo, sobretodo en el primer año de vida, ya que servirían de soporte para el desarrollo de herramientas comunicativas, manteniendo la atención necesaria para que el niño aprenda a comunicarse en una modalidad viso-gestual (Koester, Brooks & Traici, 2000).

 

 

Aún cuando para algunos niños sordos puede ser suficiente el input oral-auditivo, para la mayoría, el adquirir lenguaje requiere que integren la información de los labios, rostro y/o manos de sus padres. Los niños oyentes relacionan simultáneamente (implícitamente o explícitamente) lo que sus padres dicen y la exploración que hacen de los objetos y del entorno, es decir, el lenguaje hablado de los padres y la información visual. En cambio, los niños sordos, dependientes de la modalidad visual, reciben ambos inputs de manera secuencial, haciendo que la relación entre lenguaje y significado les sea menos obvia. Así, la introducción de LS o un habla con soporte visual es insuficiente, si otros aspectos del ambiente lingüístico no son modificados, por ejemplo, asegurándose que las señas sean mostradas con los objetos cerca de su campo visual.

 

Al respecto, se ha descrito cómo las madres sordas de niños sordos son más efectivas en la comunicación con sus hijos, en comparación con las madres oyentes de niños sordos. No obstante, esto no sería porque las madres oyentes de niños sordos les hablen menos a sus hijos, en comparación a madres oyentes de niños oyentes, sino porque las madres oyentes de niños sordos no adaptan su lenguaje a las necesidades de la adquisición de lenguaje a través de la visión, donde se requieren estrategias cualitativamente diferentes (Lederberg & Everhart, 2000). Por ejemplo, en una reciente investigación, Harris (2001) muestra cómo las madres sordas de niños sordos al utilizar señas con ellos, se preocupan que sean referidas a objetos visibles y en contextos relevantes para sus hijos.

 

Por tanto, la calidad de la interacción temprana padres-hijos es altamente dependiente de las estrategias de comunicación que se posean. Las madres oyentes de niños sordos cuando quieren capturar la atención de sus hijos muchas veces lo hacen en forma disruptiva e intrusiva (ej. moviéndoles la cabeza hacia ellas). Tienen pocas estrategias de orientación visual. Padres oyentes de niños sordos en general son más controladores, enfatizando el control físico y utilizando más comunicación directiva, no comprendiendo que si utilizaran canales más efectivos de comunicación requerirían menos del control. (Lederberg, & Everhart, 2000). Pueden aprender a usar estrategias visuales, como las que usan las madres de niños sordos, sin embargo, frecuentemente deben recordar que sus niños dependen de señales visuales.

 

Se sabe, además, que padres oyentes de niños sordos compensan sus anhelos de una comunicación efectiva en LS con consideraciones emocionales inadecuadas. Lo que significa que la efectividad de la comunicación decrece. Por lo que la pérdida de flexibilidad y fluidez del lenguaje utilizado por los padres oyentes, reduce la calidad de sus interacciones sociales y educativas con sus hijos sordos.

 

Finalizamos este apartado concluyendo que el establecimiento de estrategias efectivas de comunicación padres-hijos, no sólo mejora las interacciones tempranas en el niño sordo, sino que además tiene beneficios a largo plazo en su aprendizaje del lenguaje y en su desarrollo social y cognitivo.

Incorporación temprana del lenguaje de señas como predictor de un lenguaje efectivo en niños sordos

 

 

La importancia de la introducción temprana del LS en los niños sordos, puede ser avalada hoy en día desde distintas evidencias; desde su reconocimiento como lenguaje natural y las implicaciones  socioculturales de ello, por las evidencias de los logros alcanzados por los niños sordos, hijos de madres sordas, al adquirirlo naturalmente, por la evidencia de que las etapas de adquisición del lenguaje de señas son similares a las del lenguaje oral (Marschark & Lukomski, 2001) y recientemente además, desde la neurociencia al aportar evidencia que muestra que la organización neural del cerebro que participa a la base del lenguaje de un hablante nativo de lenguaje de señas, es similar a la de un hablante de lenguaje oral, a pesar de tener un componente viso-espacial (Hickok et al., 2001)

 

 

Interesantísimo  artículo

 

 

Para completar este artículo, os recomiendo un libro bastante ilustrativo al respecto:”VEO UNA VOZ” de Oliver Sacks.

 

 

veo una voz-oliver sacks-9788433978165

Oliver Sacks se interna ahora en el insondable silencio de los sordos profundos, de aquellos que han nacido sin uno de los sentidos fundamentales para el conocimiento, para la articulación del lenguaje y, por ende, del pensamiento. El lector conocerá así la historia de los sordos, los estragos que han causado los «oralistas», los defensores del lenguaje oral frente al de señas.  Porque para el autor, el lenguaje de señas no es una mera traducción de las lenguas hablada, sino un lenguaje único y alternativo, tan complejo, tan rico y tan efectivo para el pensamiento y la transmisión de la cultura como las diferentes lenguas de los oyentes.

 

Podéis descargarlo gratis en la página web mencionada en  webgrafía

 

 

 

 

En cuanto al lenguaje escrito, l@s niñ@s sord@s acceden a través de la comunicación por  señas para más adelante aprender a leer.

Su educación se inicia de este modo, a diferencia de los/las pequeñ@s oyentes, que sólo necesitan un canal oral-auditivo para expresarse.

El lenguaje escrito es previo a la lectura. Los/las niñ@s que aprenden la lectura y la escitura a una corta edad, suelen estar orientados por sus madres y padres con libros cortos o actividades relacionadas con este área.

 

Subrayar la importancia  terapéutica de la Música para los niños y niñas sord@s. Su cuerpo les ayuda a reconocer los vibratos o sonidos musicales, mejorando así algunas funciones fisiológicas afectadas. Con los aparatos de última generación estarán en condiciones de diferenciar los ritmos musicales en un nivel primario, y a la vez valerse de las expresiones corporales para transmitir emociones y facilitar la interacción con compañeros con total libertad. Tenemos que ser muy cuidadosos con facilitarles herramientas  que les ayuden a gestionar sus Emociones. Como ya vimos en entradas anteriores, “Sin Emoción no hay Curiosidad, no hay Atención, no hay Aprendizaje y no hay Memoria”.

(Remito a entradas anteriores).

 

 

En cuanto al Marco  Normativo constitucional y legal español podemos hacer mención a la ley en la que se reconocen las lenguas de signos españolas:

Ley 27/2007, de 23 de octubre, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.

 

Publicado en BOE núm. 255 de 24 Octubre. Vigencia desde 25 Octubre de 2007. Revisión vigente desde 03 Agosto 2011.

 

Si podéis dar un vistazo, apreciaréis una ley de las más avanzadas de Europa. En Finlandia, un país referencial en cuanto a Educación, esta ley ha sido aprobada posteriormente. Aunque como ciudadan@s percibimos una realidad muy diferente al marco legal.

 

TÍTULO PRELIMINAR

 

Artículo 1 Objeto de la ley

La presente Ley tiene por objeto reconocer y regular la lengua de signos española como lengua de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas en España que libremente decidan utilizarla, sin perjuicio del reconocimiento de la lengua de signos catalana en su ámbito de uso lingüístico, así como la regulación de los medios de apoyo a la comunicación oral (…)

Artículo 2 Derecho al aprendizaje, conocimiento y uso de las lenguas de signos españolas y de los medios de apoyo a la comunicación oral

Se reconoce el derecho de libre opción de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas al aprendizaje, conocimiento y uso de las lenguas de signos españolas, y a los distintos medios de apoyo a la comunicación oral, en los términos establecidos en esta Ley (…)

Artículo 3 Efectos de la Ley

1. Las normas establecidas en la presente Ley surtirán efectos en todo el territorio español, sin perjuicio de la regulación que corresponda en el ámbito de las Comunidades Autónomas, garantizándose en todo caso la igualdad a que se refiere la disposición final primera.
2. En la presente Ley se establecen las medidas y garantías necesarias para que las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas puedan, libremente, hacer uso de las lenguas de signos españolas y/o de los medios de apoyo a la comunicación oral en todos las áreas públicas y privadas, con el fin de hacer efectivo el ejercicio de los derechos y libertades constitucionales, y de manera especial el libre desarrollo de la personalidad, la formación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales, el derecho a la educación y la plena participación en la vida política, económica, social y cultural (…)

 

Artículo 4 Definiciones

A los efectos de esta Ley, se entiende por:

a) Lengua de signos: Son las lenguas o sistemas lingüísticos de carácter visual, espacial, gestual y manual en cuya conformación intervienen factores históricos, culturales, lingüísticos y sociales, utilizadas tradicionalmente como lenguas por las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas signantes en España (…)

Artículo 5 Principios generales

Esta Ley se inspira en los siguientes principios:
  • a) Transversalidad de las políticas en materia de lengua de signos y medios de apoyo a la comunicación oral: Las actuaciones que desarrollen las Administraciones Públicas no se limitarán únicamente a planes, programas y acciones específicos, pensados exclusivamente para las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas usuarias de dichas modalidades lingüísticas o medios de apoyo, sino que han de comprender las políticas y líneas de acción de carácter general en cualquiera de los ámbitos de actuación pública, teniendo en cuenta las diversas necesidades y demandas de las personas usuarias de las mismas.
  • b) Accesibilidad universal: Los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos e instrumentos, herramientas y dispositivos deben cumplir las condiciones necesarias para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible.
  • c) Libertad de elección: Las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas y, en su caso, sus padres o representantes legales, en el supuesto de que sean menores de edad o estén incapacitadas podrán optar por la lengua oral y/o la lengua de signos española y/o las lenguas de signos propias de las Comunidades Autónomas.
  • d) No discriminación: Ninguna persona podrá ser discriminada ni tratada desigualmente, directa o indirectamente, por ejercer su derecho de opción al uso de la lengua de signos española y/o de las lenguas de signos propias de las Comunidades Autónomas y/o de medios de apoyo a la comunicación oral en cualquier ámbito, sea público o privado.
  • e) Normalización: Principio en virtud del cual las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas deben poder llevar una vida normal, accediendo a los mismos lugares, ámbitos, bienes y servicios que están a disposición de cualquier persona (…)

 

Si observáis es una ley moderna  y con las debidas medidas y garantías  necesarias para las personas sordas y sordociegas . Pero la realidad social es muy diferente y comprobamos “barreras de comunicación” en muchos ámbitos de nuestra sociedad.

 

 

 

claves para comunicacion final

 

 

 

CONCLUSIÓN

 

He podido comprobar que la sordera es una discapaciadad “invisible y  que hay todavía mucho camino por recorrer”. El verdadero problema está en la visión social .

 

La hipoacusia, la sordera y la sordoceguera, en sí no hace que los niñ@s crezcan de manera diferente: sienten, se divierten, se comunican, pelean y lloran como los demás. Pero el entorno familiar, educativo o social si marca la diferencia. Es importante considerar que tienen muchas potencialidades y no reducir nuestra mirada hacia la discapacidad, sino a todas sus capacidades y a todos sus recursos disponibles. Facilitando entornos accesibles y adaptados en todos los ámbitos sociales.

 

Esto les permitirá crecer como cualquier niñ@.

 

La Educación juega un papel crucial, es la clave . Durante siglos los sordos han estado alejados de la escuela, aislados o encerrados. Hoy ya no sucede. La mayoría de los jóvenes son bilingües, aunque suelen preferir la lengua de signos (LSE), su lengua natural. La lengua que utilizan para una comunicación completa y para expresar sus emociones.

 

Los avances tecnológicos permiten que una persona con hipoacusia, sorda o sordociega,  sea estimulada desde su diagnóstico. Es importantísimo  actuar pronto.  Hay que tener en cuenta que las pérdidas auditivas pueden ser congénitas, aparecer a edades tempranas y también adquirirse a lo largo de la vida adulta. Una investigación reciente publicada en el Journal of the American Medical Association, reveló que los jóvenes hoy en día tienen más problemas auditivos que hace dos décadas. El estudio, realizado en Estados Unidos, muestra una tendencia mundial: 1 de cada 20 jóvenes de entre 12 y 19 años, presenta una disminución auditiva moderada o severa.

Insistir en el diagnóstico precoz en cualquier déficit auditivo. Es necesario la Evaluación Audiológica de los recién nacidos. Los examenes más comunes son:

  • ABR (Examen del potencial Auditivo del tronco cerebral)
  • OAE (Examen de Emisiones Otoacústicas Evocales)

 

Ya que es mejor conseguir ayuda, antes de que el bebé cumpla seis meses. Con la Intervención Temprana se acelera el proceso de Estimulación necesario en cada caso y  se enseña  a  papás y mamás a comunicarse con su hij@ desde el primer mes.

 

 

La Supresión de barreras de comunicación  tiene que favorecer el máximo desarrollo personal, académico y laboral, atendiendo a los principios de autonomía, normalización, integración social, integración educativa y participación en la vida de comunidad. Contando con los profesionales adecuados y debidamente cualificados que puedan atender todas sus necesidades. La Interacción Social construye habilidades que no se pueden enseñar. La Inclusión tiene que ser Real.

 

 

En cuanto a los medios audiovisuales, apreciamos que los subtítulos que se suelen poner en la parte inferior de la pantalla, suelen carecer de información necesaria para una persona con discapacidad auditiva. La subtitulación “closed caption” proporciona información adicional. Los Subtítulos Ocultos o Closed Caption (CC), definidos como subtítulos del mismo idioma, son cuadros de texto localizados en alguna parte de la pantalla, se los llama ocultos, por que están escondidos en la señal de TV y son invisibles sin un decodificador. Se los define como el texto que aparece generalmente en la parte inferior de la pantalla de TV, y cuyo contenido expresa en forma escrita lo que se está emitiendo en ese momento a través de la señal de audio.
A diferencia de los subtítulos abiertos, los ocultos (CC) ofrecen además de los cuadros de diálogos, efectos sonoros, onomatopeyas (ruidos como timbres, truenos, llantos, gritos, disparos, que a veces no se ven en la pantalla).

 

Hay que proporcionar vínculos de vital importancia con las noticias, entretenimientos e información para todos los seguidores/as  sord@s o con déficit auditivo. Permitiendo que formen parte de la corriente cultural de la sociedad.

 

 

 

Como dice  “Blanca Luz Camucet”:

“Recordemos que las personas sordas, sólo pueden llevar una vida 100%  normalizada, si el 100% de las personas oyentes conocieran la lengua de signos. Por lo tanto, guarderías, colegios, Universidades y políticos/as  tienen un deber que no pueden omitir.

Las Asociaciones de Sordos,  sí hacen y han hecho esfuerzos en todos los actos públicos de contar con intérpretes de señas u oral, con el fin de Integrar. Son un ejemplo a seguir.  Agradecer la labor que desempeñan diariamente estas Asociaciones ¡¡¡Gracias a todas ellas!!!

 

Cuando usamos una comunicación completa, no marginamos, no creamos más sordos a la vida. Hoy tenemos much@s sord@s por incomunicación, muchas voces silenciadas por la indiferencia y la falta de sensibilidad social, muchas voces calladas, que pudieron aportar, y es muy triste observar como muchas están sufriendo todavía problemas de audición y que han pasado a estar en la jaula de la incomunicación  y por añadidura de la soledad profunda y completa, porque no hicimos nada para entender e integrar”.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Qué diferente sería la vida para ellos/as  si no hubiera barreras de comunicación!

 

 

Los/as niñ@s no pueden elegir el mundo mental ni emocional en el que han de vivir. Dependen por completo de lo que sus mamás y papás les transmitan. Se necesita diálogo rico en intención comunicativa para que el niñ@ pueda llegar a pasar del mundo perceptual al mundo conceptual. Para que este diálogo se produzca, es necesario que los papás y las mamás lleguen a sentirse poderosos frente a la sordera. Y conseguir finalmente el empoderamiento de sus hij@s.

 

Espero y deseo que se realicen  más frecuentemente conciertos para jóvenes con déficit auditivo. En las páginas web de Asociaciones los podéis encontrar. La música estimula, te hace sentir y compartir experiencias en grupo.

Para vuestra vida laboral tened en cuenta el Ciclo Formativo de Grado Superior  en Mediación Comunicativa de gran interés.

 

Finalmente deciros, que ha sido muy  gratificante aportar un “granito de arena”, en esta ardua tarea de dar visibilidad a este colectivo. Dedico la entrada a las madres y padres que con su trabajo y lucha diaria, con su paciencia admirable y unos valores sublimes, van consiguiendo  pequeñas metas en esta” carrera de fondo”. Metas diarias que darán  en el futuro, resultados espectaculares.  Les admiro por esa dedicación, por esa valentía, por ese entusiasmo con los pequeños progresos. Son papás y mamás con un optimismos arrollador, con los que te encanta trabajar. Siempre optimistas y transmitiendo buena energía. Un beso para tod@s.

 

 

 

Como sabéis que me encanta bailar, os animo con este vídeo.

¡¡¡Chic@s ¡¡¡ Poned al máximo el volumen y sentir las vibraciones y percibir que estamos vivos!!!  Disfrutad todo lo que podáis, nadie os puede privar de ese derecho.

¡¡¡OS QUIERO!!!

 

 

 

STREAMING DE LA CAMPAÑA QUE LE ESCUCHE TODO EL MUNDO 2017
Con motivo del Día Internacional de las Personas Sordas, la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS), en colaboración con la plataforma Comprometidos, arranca una nueva edición de la campaña “Que lo escuche todo el mundo”.

La campaña quiere llamar la atención sobre la importancia de las prótesis auditivas para las personas sordas. Se presentará en un acto conducido por niños, niñas y jóvenes con sordera, usuarios de estas prótesis, que pertenecen al Movimiento Asociativo de Familias-FIAPAS. En él participarán, entre otras personalidades, el presidente de la Comisión para las Políticas Integrales de Discapacidad del Congreso de los Diputados, Jordi Xuclá, Jose Luis Aedo, presidente de FIAPAS y Rubén Ferrández, director de la plataforma Comprometidos.

Al evento, que cuenta con la colaboración y financiación de Fundación ONCE, Gaes, Oticon y ReSound (Grupo GN), asistirán, además, relevantes personalidades del ámbito político, de instituciones públicas y privadas, así como de representantes del sector de la discapacidad en general y del Movimiento Asociativo de Familias-FIAPAS.

 

 REFERENCIAS

 

1. BIBLIOGRAFÍA.

 

Marschark’s 2002 book, Educating Deaf Students: From Research to Practice (Oxford University Press, 2002),
Haus G. Furth, Pensamiento sin lenguaje.
Vygostky, Lev, Pensamiento y Lenguaje. Ediciones Paidós.
Lowe, Estimulación Temprana del bebé sordo. Panamericana
Morgon. Educación Precoz del niño Sordo.
Bustos, I. Discriminación auditiva y Logopedia.Cepe
Behrmann. Actividades para el desarrollo de la percepción auditiva.CEPE.
Sack, Oliver. Veo una Voz. Editorial Anagrama
Ruillier, Jérôme. Por cuatro Esquinitas de nada. Editorial Juventud.

 

 

2. Webgrafía

 

http://www.fundacióncnse.org.

http://www.fiapas.es

http://www.cultura-sorda.org

http://www.desilenciosyvida-Kximena.blog

http://www.aciso.es

http://www.megaepub.com/oliver-sacks-veo-una-voz.html.

Suscríbete a mi página web:
http://www.mamaensenameaserfeliz.com
email: mamaensenameaserfeliz@gmail.com
https://www.facebook.com/mamaensenameaserfeliz

Anuncios