Todos Juntos Lo Conseguiremos. 2ª parte. Los adolescentes en tiempos de crisis coranoravirus

Estándar

 

                                         “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”

 

 

Para relajar el alma, os dejo con  el pianista”Ludovico Einaudi”  en un incomparable  paisaje.

 

 

Introducción

 

Queridas amigas y amigos: los ciudadanos y las ciudadanas de este gran país, estamos demostrando una lección de solidaridad, civismo y cariño inmensurable. Ha salido lo mejor de nosotr@s.

 

Y ello, a pesar de encontrarnos rodeados de una combinación de situaciones antagónicas, que nos hacen estar en un bucle de emociones difíciles de gestionar.

Tristeza  y dolor por las personas que se van. Alegría por las que se salvan, y congoja ante situaciones trágicas que no podíamos imaginar hace un mes.

Observamos  atónitos como  futuras mamás entran a  paritorio con mascarillas puestas.  Las que hemos pasado por ese momento tan especial y feliz, nos cuesta imaginar el sufrimiento interior por el que estarán pasando hasta  poder ver a su bebé en brazos.  Chicas!!!! Vais a tener toda la suerte del mundo. Nuestros corazones están con vosotras.

Nuestros “peques”, verdaderos  héroes y heroínas,  soportando un confinamiento demasiado estresante para sus edades. Algunos por razones económicas, viviendo en pisos de reducidas dimensiones. A veces, con un sólo teléfono adaptado en casa, para realizar  las actividades y trabajos necesarios.

 

Este virus no hace distinción, es verdad. Pero los confinamientos  son muy desiguales, debido a las diferentes condiciones de las viviendas.  Existen niños y niñas en los barrios marginales en los que las normas de limpieza y aislamiento se están haciendo a veces imposible de realizar.

 

Quiero dedicar también un recuerdo a los centros de menores, a las casas de acogida, a los trabajadores y educadores sociales que realizan una labor tan necesaria en estos momentos de confinamiento. Estáis en nuestros corazones y comprendemos el acto de heroicidad, que también realizáis.

 

Un recuerdo especial a los papás y las mamás, permitirme como logopeda este pequeño incisoque están realizando el confinamiento acompañados de sus niños y niñas con  necesidades específicas: motoras, psíquicas  y/o educativas.  Padres y madres  que saben lo que es luchar todos los días, cada minuto codo con codo,  como titanes para  lograr la rehabilitación, a veces muy lenta de sus niñ@s.  Sé que para ell@s es una labor que realizan felices, pero también sé lo difícil que quizás sean algunas situaciones en estas semanas. Sois mis HÉROES, os ADMIRO.  

 

Héroes son también,  l@s jóvenes de toda España, que cursaban el último año de carrera y se han ido a ayudar a los Hospitales de Madrid.  

 

Quiero saludar a los niños y niñas gitan@s, del colegio ORIPPO, al que he acudido en ocasiones y en el que hemos compartido experiencias difíciles pero únicas. Cuando te conocen y te haces acreedor de su confianza, te quieren a rabiar. Me acuerdo mucho de vosotros. Aprendí tantas cosas maravillosas… os llevo en el corazón. También sois unos HÉROES PORQUE ESTÁIS INTENTANDO SUPERAROS DÍA A DIA. Y LOGRAR QUE VUESTROS SUEÑOS DE SUPERACIÓN SE CUMPLAN. También será muy difícil este confinamiento.  Sois representantes de una manera de vivir especial donde la libertad está por encima de todo. Vuestra Historia ha estado llena de vicisitudes y contratiempos que siempre habéis superado. Esta será una más. OS QUIERO.

 

Acordarnos de todas las personas que no pueden hacer un confinamiento, porque no disponen de un hogar donde poder hacerlo. Tristemente son demasiadas personas, las que por diferentes circunstancias se encuentran en la calle.  Se está intentando  ayudarles en estos momentos tan difíciles. Se encuentran en una doble encrucijada. Nuestra solidaridad con tod@s ell@s.

 

Y el recuerdo a todas y todos los que nos quedamos en casa. Es también un acto de mucha valentía.

Valientes, cuando trasmitimos alegría, aunque nos cueste, a los que nos rodean. Cuando les dedicamos canciones al levantarnos. Cuando inventamos  juegos para nuestr@s niñ@s y así, les hacemos más llevadero el confinamiento. Hoy he visto un original  papá que había quitado una puerta para hacer un tobogán a su peque ¡¡¡Ole!!!

Valientes cuando aportamos una gran dosis de optimismo y humor, en la convivencia de  nuestro hogar. Y aunque hay días, que nos invade una sensación de impotencia irremediable, como también somos héroes y heroínas, nos limpiamos las lágrimas y contamos un chiste, o hacemos una broma, o nos disfrazamos con lo primero que pillamos, o nos ponemos a cantar en el balcón, o echamos comida a los gorriones que  vemos desde la ventana, o nos vamos a la cocina a hacer nuevas recetas, o cantamos con el Karaoke, o mantenemos una conversación de balcón a balcón… Sabemos que debemos  hacerlo para sobrevivir. Esto es resiliencia.

 

 

resiliencia

 

 

También somos empáticos y solidarios, cuando nos acordamos de las personas que están sol@s, o que cursan alguna dolencia, y cogemos el teléfono y llamamos, o les dedicamos una canción, para compartir con ell@s. Y no ahorramos en cariñosas palabras, y nos decimos te quiero, me acuerdo mucho de ti, te echo de menos, guapa, guapo, cariño, mi amor, mi vida, mi cielo, mi castañita, mi peloncito, mi churri, mi chiqui….. porque son los antídotos que necesitamos.

 

 

 

Os dejo un enlace de un curso online del Dr. Tomás Álvaro. Licenciado en Medicina y Psicología clínica. Especialista en Sistema Inmune: COVID 19, Confianamiento y Herramientas para evitar efectos negativos. Os puede ayudar.

 

https://youtu.be/kjDGVrgL6ZQ

Adolescentes. Cómo ayudarles a llevar esta situación de crisis

 

 

Esta etapa comprende como media, entre los catorce y dieciocho años, aunque a veces se alarga mucho más. Ni que decir tiene, que hoy en día un adolescente no ha vivido las circunstancias, que en otras épocas les toco vivir a nuestros padres, madres, abuelos y abuelas. Generaciones de adolescentes fuertes  a la fuerza. Sus esfuerzos les llevaron al crecimiento y a la superación personal. Pero hoy en día nuestr@s adolescentes, están sufriendo unas nuevas  situaciones, muy difíciles de sobrellevar.

Hemos de pensar que nosotros también fuimos adolescentes, y  que nos equivocamos en multitud de ocasiones. Intentemos comprender desde ese punto de vista,  antes de juzgar. De lo contrario, nos alejaremos irremediablemente de ell@s.

 

Los adolescentes, tienen una pregunta siempre en su cabeza:

“¿Quién soy?”

Pero la  sociedad  actual es volátil, incierta, donde el éxito es cada vez más efímero y difícil. No hay previsión de futuro, aunque sí, mucha incertidumbre. Todo es incierto:  trabajo y movilidad laboral,  vivienda, gobiernos, la bolsa, las relaciones sociales… todo aparece como transitorio. El proceso educativo nos tiene que preparar emocionalmente para enfrentarnos a la nueva situación actual.

 

La adolescencia en una etapa de cambios, de encuentro con uno mismo, de protesta para encontrar el “quién soy”.  Pero esta situación se complica desmesuradamente cuando aparece el miedo a no estar a la altura, o no dar la talla.

 

La sociedad  neoliberal, consumista, les obliga a ser felices a toda costa. A estar siempre alegres y  divertirse. Lo que importa es el “aquí y ahora”.

Respondiendo a los miles de estímulos que les proporciona esa sociedad. Las frase más escuchada y escrita en los Iphone y en el whatsApp es:

“Estoy fenomenal”, “me va estupendamente” o “soy superfeliz”.

Estas frases les hace adquirir a veces, unos comportamientos compulsivos, necesarios para circular en esa vorágine de felicidad de la que hay que hacer alarde.

Como consecuencia se ven forzados a consumir en exceso y a MOSTRARSE”. Tienen que conducir un determinado coche, vestir  con una determinada marca, viajar a ciertos lugares, disfrutar de vacaciones de anuncio… si no lo hacen, se podría pensar que no son felices y que no dan la talla.

La sociedad de hoy se basa en  “MOSTRAR” y no en “DEMOSTRAR” como sería lo lógico. Difícil tarea la de nuestr@s adolescentes. 

 

Un libro muy interesante sobre este tema:  “HAPPYCRACIA”. Ebook.Eva Illouz. Edit, Paidós. Como la ciencia y la industria de la felicidad controla nuestras vidas. 

Os dejo el enlace por si queréis dar un vistazo al índice.

https://www.tagusbooks.com/leer?isbn=9788449335785&li=1&idsource=3001

 

 

Como dice Mar Romera en su libro: “La familia, la primera escuela de las emociones”

 

Hasta la segunda guerra mundial, la forma de controlar la sociedad era mediante la culpa y el miedo. En nuestro hemisferio y en nuestro continente, después de la contienda mundial, la manera de controlar, de controlarnos, es con la alegría. Si preguntásemos a cualquier padre o madre qué quiere para su hijo, la respuesta sería: que sea feliz.

¡Ser feliz! y  sin que se den cuenta, pasa a ser una obligación. 

Pero si no saben manejar la  alegría, ésta nos lleva hacia la tristeza, la  frustración e incluso la ira.  La alegría se ha convertido en una adicción,  y si no puede conseguir la química necesaria para ser feliz, porque mi cuerpo no la produce, recurro a buscar fuera de forma artificial.

Si  además, mezclamos todo eso con la realidad del adolescente, el cóctel es explosivo y  una mezcla muy peligrosa; principalmente cuando se suma la falta de valores sociales y culturales.

 

L@s  jóvenes han sido sometidos a una información pesimista del  futuro y una sensación de que todo es  inestable y etéreo. Hay que vivir muy rápido. Probar todo, cuanto antes, mejor. Ante todo disfrutar y ser feliz.

Ante esta situación algun@s  jóvenes han decidido “pasar de todo” y no participar en la sociedad, no establecer vínculos. Han optado por los contextos virtuales, quieren vivir muy rápido. A veces abusando del alcohol, drogas y conductas violentas. Les da miedo establecer relaciones sólidas, porque han sido sometidos a una información pesimista del futuro y la sensación de que todo es  inestable y etéreo.

 

Otro punto a tener en cuenta, es la exigencia a la que se ven sometidos nuestr@s adolescentes, a nivel familiar y social. Los padres y madres sin darnos cuenta  les marcamos unas muy altas expectativas.  No les eneñamos a tener conciencia de sus propias limitaciones ¡¡¡ESO NO SE LLEVA!!!  y les hemos echo un” flaco favor”

Queremos que sean los mejores en todos los aspectos:  físico, intelectual, social, y especialmente que sean muy felices.  Asimismo, somos tan sobreprotectores, que no dejamos que resuelvan por sí mismos, la  respuesta a la pregunta: “quien soy yo”. Lo que les conduce a una encrucijada complicada de resolver.

Fijaros la lección que nos han dado con la crisis coronavirus, comportándose con una madurez en el confinamiento que desconocíamos. Quizás su motivación haya sido que la sociedad les haya pedido también su ayuda en esta situación y se han sentido importantes como ciudadanos. Lo están haciendo muy bien.

 

¿Cuál es el Problema que no hemos identificado y que atenaza a nuestr@s Adolescentes? 

 

Vamos a intentar desmenuzarlo.

 

Recordáis que en una anterior entrada,”Rendimiento Académico”, explico los cuatros pilares que sustentan al ser humano. Es decir su  aprendizaje personal  y el Proyecto Educativo. Estos cuatro pilares son:

 

FÍSICO, COGNITIVO, EMOCIONAL Y TRASCENDENTAL.

La mayoría de padres y madres han tenido en cuenta los dos primeros. Pero el Emocional y el Trascendental los hemos dejado olvidados. No les hemos dado las herramientas y la seguridad necesaria, para que aprendiesen a sobrevivir en este difícil momento. No les hemos enseñado a solucionar problemas de la vida cotidiana.

Estos aprendizajes previos no se aprende en el “cole”. Es el bagaje que cada niño lleva de su casa.

Esa mochila va repleta de valores, viviencias, experiencias, conocimientos básicos, espiritualidad, responsabilidad, apego, vínculo familiar… esta seguridad se obtiene desde el nacimiento hasta aproximadamente los siete u ocho años en los que la personalidad más o menos se  ha formado. Si no existe, dejamos un vacío que en la adolescencia puede ser un gran problema. Esta mochila estará presente, cuando lidien con el torbellino de estímulos a los que estarán sometidos en el futuro.

 1. LO FUNDAMENTAL: SEGURIDAD EN SÍ MISMOS y  RESPONSABILIDAD 

Responsabilidad que se habrá fraguado desde pequeños.

¿De qué manera?

Desde pequeños aprenderán a decidir, elegir y asumir las consecuencias, en todos los aspectos que les conciernen.

    2. DIÁLOGO. Este es el gran secreto. Desde pequeños tenemos que estar siempre en todos sus momentos y hablar, hablar hasta cansarnos. En las edades tempranas, si lo recordáis les encanta. Preguntar y preguntar, explorar y descubrir. Aquí hemos de poner los cimientos para cuando nos hagan falta en la adolescencia. Entonces nos preguntarán menos, pero sabrán que estaremos siempre dispuestos cuando nos necesiten. Esto les dará Seguridad.

 

   3. EDUCAR CON INTELIGENCIA EMOCIONAL. ENSEÑÁNDOLES A GESTIONAR SUS EMOCIONES. CENTRÁNDONOS EN LA INTELIGENCIA INTRAPERSONAL.

Las Emociones son una parte fundamental del ser humano, determinan nuestro comportamiento manifestándose a través del ajuste social, el bienestar y la salud del individuo.

Podemos definir la educación Emocional como un proceso:

  • Educativo
  • Continuo
  • Permanente.

Que pretende potenciar el desarrollo emocional como parte indispensable del desarrollo cognitivo. La Educación Emocional aumenta tanto el bienestar personal como el social, capacitando al individuo para afrontar de un modo satisfactorio los retos de la vida cotidiana.

Este proceso es indispensable desde que nacen. Tienen que aprender a expresar  como se sienten cada día: “me siento triste, o alegre, o melancólico, o furioso, o con ira…tienen que aprender a identificarlas  para entender, controlar y modificar.

 

La experiencia emocional vivida en el seno de la familia y en los primeros años de escuela es trascendental en lo que será el futuro del desarrollo emocional de la persona.

A lo largo de toda la infancia los comportamientos emocionales recurrentes se convierten en HÁBITOS DE GESTIÓN EMOCIONAL

 

En la adolescencia las emociones son muy intensas y variadas. Es indispensable que en esta edad se haya normalizado la gestión de ellas y que conozcan las herramientas necesarias para hacerlo.

Un adolescente puede preguntar:

¿Cómo me siento?

Se trata de potenciar lo más íntimo, lo más interno de cada uno, un programa de inteligencia emocional que engloba todas aquellas capacidades que nos permiten resolver problemas relacionados con las emociones y los sentimientos, tanto con los nuestros como con los demás, aprendiendo a descifrar lo que nos ocurre y a actuar en consecuencia.

Pretendemos ser personas que tengamos una actitud positiva ante la vida, que sepamos expresar y controlar los sentimientos, que conectemos con las emociones de otras personas, que tengamos autonomía y capacidad para tomar decisiones adecuadas y podamos superar las dificultades y conflictos que inevitablemente surgen en la vida. En definitiva se trata de trabajar emociones y sentimientos.

 

Como dice Mar Romera:

Por ello es tan importante la inteligencia intrapersonal, aquella que permite a quien la tiene desarrollada, la capacidad para formarse un modelo ajustado y verídico de uno mismo y usarlo para desenvolverse en la vida. Este tipo de inteligencia está directamente relacionada, por lo tanto con el conocimiento de la propia persona y la capacidad de tener una imagen individual precisa y objetiva. También implica tener conciencia de los estados de ánimo interiores, intentenciones, motivaciones, deseos y capacidad para la autodisciplina, autocomprensión y autoestima.

 

Es la capacidad para comprenderse a sí mismo, reconocer los estados subjetivos, las propias emociones y sentimientos, tener claridad sobre las razones que llevan a reaccionar de un modo u otro; y comportarse de una manera adecuada a las necesidades, metas y habilidades personales. Permite el acceso al mundo interior, para luego aprovechar y a la vez orientar la experiencia. 

 

Las  principales cualidades de las personas con una inteligencia intrapersonal bien desarrollada son:

 

  • Autoconcepto realista.
  • Capacidad de autodisciplina y autocontrol.
  • Elevada autoestima.
  • Conciencia de las propias limitaciones.
  • Facilidad para la introspección y la meditación. Para poder ver con realismo y veracidad lo que somos (Trascendencia), lo que queremos, estableciendo prioridades y deseos personales para actuar en consecuencia.
  • Comodidad ante el análisis de los pensamientos propios, las actitudes y las acciones.
  • Determinación ante las elecciones personales (aficciones, profesiones, amistades..)

 

“SOMOS MUCHO MÁS DE LO QUE CREEMOS QUE SOMOS”

 

   4. TRANSCENDENTAL.

Aprender a ser. Se refiere a nuestro mundo interior. Un cimiento muy determinante en sus vidas que no debemos descuidar.

 

Conclusión

 

 

Con el confinamiento, los adolescentes han perdido su tan defendida independencia. Ésta ha quedado eclipsada de repente. Su necesidad de espacio disminuida y su necesidad de evadirse en el exterior, prohibida. En este nuevo escenario las emociones están a flor de piel. Lo más adecuado es entender esta situación y brindarles CONFIANZA Y SEGURIDAD. QUE SEPAN QUE LES ENTENDEMOS PERFECTAMENTE POR LO QUE ESTÁN PASANDOSeremos su modelo de serenidad y de seguridad. Nuestra labor: TENER UN ACOMPAÑAMIENTO EMOCIONAL con ell@s.

 

Debemos dejarles un espacio donde puedan sentirse independientes. No controlar demasiado el tiempo que dedican a las redes sociales, siempre con la seguridad necesaria; ya que es la única forma de sentirse en grupo y tener sus “momentos”. Respetaremos su intimidad,  aunque les pediremos respeto a los horarios de los demás integrantes de la familia y su colaboración en las tareas domésticas.  Podemos ser un poco más flexibles con los horarios estos días de incertidumbre. Aprovechemos este tiempo para el DIÁLOGO Y PARA ESCUCHARLES DE UNA FORMA ATENTA. QUE SE SIENTAN QUERIDOS Y RESPETADOS.

 

Para que lo entendáis claramente, os dejo con una fábula que lo explica, de manera muy acertada “Mar Romera”.

“¿Qué  diferencia hay entre un tigre y una oveja?
El tigre decide, la oveja deja que pase. El tigre cuenta su vida como actor de la misma, la oveja cuenta como un espectador de su propia vida. Para la oveja las cosas pasan y ella no es responsable de lo sucedido. El tigre actúa, y lo que sucede es consecuencia de una elección y una acción, no del destino o de las circunstancias”.

 

 

Los adolescentes deben “rugir”, para encontrarse y reconocerse. Para aprender a decidir y asumir las consecuencias de lo decidido. La calidad de mi vida depende de la calidad de mis pensamientos y de la plataforma emocional desde las que éstos ejecutan, y no de las circunstancias. La construcción de las habilidades intrapersonales de nuestros hijos e hijas dependerá mucho de la oportunidad que les demos en su vida cotidiana de coger las riendas de su propia vida, de ser responsables de las cosas que suceden por sus elecciones.

 

 

Como el confinamiento puede ser más largo de lo esperado, nos darán una enorme sorpresa. Las Redes Sociales  se quedarán poco a poco inservibles para ell@s.  Las conversaciones  frívolas y sin contenido, no serán suficientes  estas semanas. Quizás comiencen a hacer un poco de introspección, de interiorización y que requieran  hablar y que les escuchen de una forma más sincera y profunda. Es una época en la que pueden “conocer” verdaderos amigos y amigas. En estas situaciones límites, se abren los corazones. Ya no nos importan los coches, los viajes, la competencia, la ropa….nos vemos desde dentro. Necesitamos hablar de lo que SOMOS, no sobre lo que TENEMOS, ahora no nos sirve.

VIVIRÁN UNA VERDADERA LECCIÓN DE VIDA.

 

 

Esta canción tiene una letra muy significativa de  Rolling Stones. “You Can´t  Always Get Want” (No siempre puedes obtener lo que quieres)

 

 

 

 

 

Queridos amigos y amigas ya nos queda menos. Juntos lo vamos a conseguir.

Os doy las gracias por la acogida de la última entrada. Sabéis, que sois mi aliento cada día.

La buena noticia: http://www.mamaensenameaserfeliz.com  ha sido nominada a los premios Madresfera 2020, que como consecuencia de la crisis del coronavirus se ha retrasado para septiembre. Intentaré seguir dando toda información que os pueda ayudar. Me tenéis a vuestra disposición, para cualquier consulta. Os lo debo a vosotr@s.

¡¡¡Un besazo enorme, y todo mi ánimo para todas y todos!!!       

 Para cualquier consulta:

email: mamaensenameaserfeliz2016@gmail.com

 

 

 

 

 

Acerca de mama enseñame a ser feliz

¡Hola! soy Rebeca Para que me conozcáis un poco, os diré que me encanta admirar la Naturaleza. Adoro el mar, el sonido de las olas me produce muy buenas vibraciones. Me gusta nadar al aire libre y caminar admirando los paisajes. No soy mucho de gimnasios. Me encanta bailar. Es mi asignatura pendiente, siempre me matriculo y nunca acabo los cursos. Y por supuesto adoro mi profesión. Desde pequeñita quería ser maestra. Me encanta vivir con música. En mis ratos libres y cuando cocino, de lo que disfruto enormemente, siempre pongo mis favoritos: Barry White, Bárbara Streisand, Abba, Norah Jones, Pablo Alborán, Alejandro Sanz, Amy Winehouse, Flamenco, Bossa Nova, Música Soul y la música Disco de los ochenta. Por supuesto música clásica y Mozart, indispensable . Disfruto conociendo España. Todas las ciudades y pueblos tienen lugares con encanto. Es precioso recorrer las calles de mi ciudad, descubriendo nuevos lugares. Estoy casada y tengo dos hijas. Actualmente doy clases de refuerzo (siempre individuales) y tengo gabinete de Logopedia. Dirigí una guardería durante 10 años. Soy Maestra de Primaria. Título de Maestra Puericultora. Título de Especialista en Logopedia de la Universidad Politécnica de Madrid. Curso formación 8 horas en "Inteligencia Emocional" impartido por Mar Romera (2016). Taller impartido por Mar Romera 8 horas" Educar con 3Cs: Capacidades, Competencias y Corazón (2017). Formación 15 horas "Respirar para Aprender MINDFULNESS y APRENDIZAJE" (2018). Coaching de Enseñanza. Espero compartir con vosotras y vosotros experiencias, artículos, libros, vídeos, noticias e investigaciones sobre temas educativos de esta nueva generación maravillosa y con tantos valores humanitarios.

Los comentarios están cerrados.